jueves, 10 de noviembre de 2016

A menudo nos equivocamos al percibir

Con frecuencia las cosas no son como parecen. Nuestros órganos sensoriales nos dan una información incompleta, poco precisa o engañosa. Además, nuestro cerebro no siempre interpreta correctamente los datos sensoriales que le llegan. Sin hablar de alucinaciones y otras perturbaciones más graves, son muy comunes (en cualquier cerebro sano) las ilusiones perceptivas, de entre las que las ilusiones ópticas son las más frecuentes y conocidas.
Tomemos este ejemplo: ¿Ves cómo se mueve esta famosa imagen?

Bueno, pues no, no se mueve en absoluto.
Este y otros muchos ejemplos deben servirnos para cuestionar nuestros apreciados sentidos, para darnos cuenta de su falibilidad, para reforzar nuestra humildad.
En esta presentación figuran muchas de las más conocidas ilusiones ópticas, entre ellas algunas de las vistas en clase:

Encontraréis muchos más ejemplos en interesantes webs COMO ESTA y ESTA.
Por último, este vídeo resume la importancia y las principales leyes descubiertas por la Escuela de la Gestalt.

No hay comentarios: