domingo, 23 de octubre de 2011

Somos sociales, porque si no... (2)

Otra forma de enfocar nuestra condición social: ¿Qué sería de ti si, de repente, todas las personas desaparecieran y sólo quedaras tú, solo?
Diversas novelas y películas han planteado esta cuestión. Hay una sugestiva secuencia que muestra esa posibilidad al comienzo de la película 28 días después. Aquí tienes un montaje con secuencias de la película (nos interesa sobre todo el principio):


 


También encontramos variantes de esta situación en otras películas sobre catástrofes natuarles, virus terribles, guerras nucleares..., como La carreteraSoy Leyenda, que han conocido diversas versiones. Y también hay documentales que muestran qué le pasaría al mundo si, de repente, desaparecieran todos los humanos. 



    

La cuestión es (TAREA VOLUNTARIA, para entregar por escrito en clase): ¿Cómo reaccionarías tú en una situación así?
¿Qué agradecerías y qué echarías en falta?
¿Cómo irías evolucionando en los días y meses siguientes, en caso de sobrevivir?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Jacinto, soy Mª Carmen Medina, de 4º A. Aquí dejo el comentario que tantas veces he intentado publicar, espero que esta vez lo consiga. No tiene una relación exacta con el tema que estamos tratando en clase, pero si tiene relación con el apartado de los sentimientos y de la razón.
El otro día hablando con un conocido por una red social, salio un tema parecido al tratado en clase, y me pareció que te resultaría interesante. Aquí te lo dejo:
"Pero...¿y si mi mente me pide una cosa y mi corazón otra?
Como una emoción te domine, da igual la razón, un sentimiento es infinitamente más poderoso que un pensamiento, aún siendo plenamente consciente de ello, el corazón doblega a la mente cuando este se pone en “sentimental mode”.
Espero que te haya gustado.

Jacinto dijo...

Apreciada Mª Carmen: sí, al fin sale el comentario. El conflicto entre emociones y pensamientos lo hemos visto también en 1º de Bachillerato, y es una de las claves de la consideración del ser humano como ser dual. Yo no estaría tan seguro de que las emociones sean "infinitamente más poderosas" que los pensamientos. Las hay fútiles, débiles y tontorronas, y a menudo sabemos dominarlas. Y lo hacemos. Por otra parte, muchas ideas han movido (y conmovido) el mundo, y han servido como guías y metas para toda una vida... y para la humanidad en su conjunto. Quizás no haya un conflicto entre ellas: las pasiones no dejan de ser ideas, y nuestroi sistema nervioso está a la base de ambas. Quizás te refieras a lo que hemos visto como conflicto entre "valores vividos" y "valores pensados"; pero, ¿no serían conflicto entre ideas? ¿Entre la idea de lo que queremos y la idea de lo que debemos? O, dicho de otra forma, ¿no son ambas emociones? Ofú.