miércoles, 16 de septiembre de 2015

Nuevo tiempo, nuevos hábitos

A vosotros, que iniciáis un nuevo período, un nuevo año académico, una etapa diferente (en muchos casos superior), sin dejar de ser vosotros pero no siendo ya exactamente los mismos, yo os advierto:
¡NO PROCRASTINÉIS!

La procrastinación, oh estimadas y estimados discípulos, es grande pecado y peor lastre. Así la define una web de referencia:

"La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables."

Os dejo el enlace al artículo completo y a otra página específica:


En general, debe entenderse como la tendencia a dejar de hacer lo que uno sabe que tiene que hacer, pero le desagrada, para hacer cualquier otra chorrada que no sirve para nada pero apetece más. Algo así como "ya, si eso, más tarde..." Con los estudios ocurre con frecuencia: por alguna razón misteriosa al alumnado no le suele apetecer estudiar o hacer tareas -a pesar de su nombre, pues 'estudiante' es palabra que sugiere teendencia al estudio-, y tiende a dejar para el final, con sus angustias, lo que sería más provechoso y placentero hacer antes.

Iniciamos un curso nuevo, en el que los desafíos serán grandes, las tareas a veces arduas, el provecho quizás incierto. Y os hará falta ánimo, optimismo y confianza, además de no poco esfuerzo.

Salud y buena fortuna a tod@s.






No hay comentarios: