martes, 17 de febrero de 2015

Muestra, que algo queda


Un grupo de entusiastas investigadoras -y sesudas filósofas- ha rendido hace unas horas un cariñoso homenaje en el Vaticano a uno de nuestros iconos de cabecera: la Escuela de Atenas, de Rafaello Sanzio.
Lo mejor no es que hayan disfrutado en vivo de la obra -con ser eso mucho-, sino que se hayan acordado de nuestras clases y de este modesto blog.
Os envidio alegre y nostálgicamente.

No hay comentarios: