lunes, 30 de septiembre de 2013

El paso del MITO al LOGOS (materiales complementarios)

Para ilustrar el punto 1.1 de nuestro programa de 2º de Bachillerato, se me ocurre presentaros dos materiales o aportaciones muy, pero que muy distintas.
En el primer vídeo podremos seguir al humorista Manu Sánchez dando su peculiar versión -con una pizarra- de algunos contenidos fundamentales de la mitología griega. Debéis reconocer en su monólogo algunos de los rasgos estudiados acerca del pensamiento mítico, que en general se intuyen, no se citan. (No está completo, porque el monólogo es largo; en Youtube encontraréis fácilmente el resto.)



En estos dos vídeos veremos al inolvidable científico y divulgador Carl Sagan, quien en uno de los episodios de su serie Cosmos [su nombre sea loado] nos ofrece a) una explicación de las claves del pensamiento mítico, y b) un breve pero impecable retrato de los primeros filósofos, de las aspiraciones que les animaron, de las condiciones que hicieron posible su aparición y de las portentosas ideas que introdujeron y que cambiaron el mundo.



5 comentarios:

Quint Porras dijo...

Buenas, profesor. No he podido resistir la tentación de dejar aquí un cuento que mi padre me contaba cuando yo era chico. Sería la inversa al relato del buen brahmín. La moraleja está al final del mismo.

Se trataba de un joven erudito, arrogante y engreído. Para cruzar un caudaloso río de una a otra orilla tomó una barca. Silente y sumiso, el barquero comenzó a remar con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero: -Buen hombre, ¿has estudiado la vida de las aves?

– No, señor -repuso el barquero.

– Entonces, amigo, has perdido la cuarta parte de tu vida.

Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El joven preguntó al barquero: - Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?

– No, señor, no sé nada de plantas.

– Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida -comentó el petulante joven.


El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven preguntó: – Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. ¿Por cierto sabes, algo de la naturaleza del agua?

– No, señor, nada sé al respecto. No sé nada de estas aguas ni de otras.

– ¡Oh, amigo! -exclamó el joven-. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.

Súbitamente, la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse. El barquero preguntó al joven: – Señor, ¿sabes nadar?

– No -repuso el joven.

– Pues me temo, señor, que has perdido toda tu vida.

Cuento hindú anónimo.

Muchas veces estudiamos y aprendemos demasiadas cosas, y sin embargo nos olvidamos de lo fundamental.

Espero que guste y sirva de algo.

Javi Quintana

Jacinto dijo...

Gracias de nuevo, Javi, por aportar. Este cuento conoce diversas versiones y se presta a más de una interpretación. A primera vista parece un rechazo a la búsqueda de conocimientos, quizás como despechada protesta de quien presume de su ignorancia. En una lectura más atenta, sería una llamada a descubrir lo importante, lo que verdaderamente necesitamos, y ésta ha sido siempre una cuestión filosófica fundamental. Piensa, además, que lo importante no es lo mismo para el brahmín que para la vieja.

Sergio Vazquez dijo...

Buenas profesor por aqui le dejo una pequeña parábola que hara que nos demos cuenta que valemos mucho más de lo que pensamos.

¿Sabes cuánto vales en realidad?:

Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.
Deprimido descargó en ella sus angustias...que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación...todo parecía estar mal en su vida.

Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 50 dólares y le dijo:
- Alfredo, quieres este billete ?
Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:
- Claro Marisa...son 50 dólares, quién no los querría ?
Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:
- Y ahora igual lo quieres ?
- Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 dólares, claro que los tomaré si me lo entregas.
Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.
- Lo sigues queriendo ?
- Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 50 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor...

- Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, SIGUES siendo tan valioso como siempre lo hayas sido...lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.
Alfredo se quedó mirando a Marisa sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.
Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:
- Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas mal...pero me debes un billete NUEVO de 50 dólares para poder usar con el próximo amigo que lo necesite !!

Cuántas veces dudamos de nuestro propio valor, de que realmente MERECEMOS MAS y que PODEMOS CONSEGUIRLO si nos lo proponemos ? Claro que el mero propósito no alcanza...se requiere de la ACCIÓN para lograr los beneficios. Yo sé que se puede y que existen innumerables caminos para conseguirlo.

Sergio Vazquez
Un saludo

Maria Garcia Perez dijo...

El vídeo de Manu Sánchez trata de una Teogonía porque explica el origen de los dioses griegos.
María García 1º BACH D

Jacinto dijo...

Gracias por participar, María.